El síndrome del PERFECCIONISTA.

El ser perfeccionista es una actitud ante la vida. Distinguir cuándo es sano y cuándo no, es clave. Aprende a detectar las ventajas y desventajas que te aporta. Sé menos perfeccionista con sólo 3 consejos.

Sonia Alvarez

09 febrero 2017

Cuando aprobé el examen del pir y fui a ver la nota al Ministerio,  recuerdo que me encontré con un chico de mi colegio que estaba llorando en las escaleras. Pensé que había suspendido..¡pero me sorprendí cuando supe que habia quedado en la posición 100  en lugar de entre los 10 primeros! Recordé que ese chico siempre sacaba siempre un diez en los examenes del colegio. Supongo que era PERFECCIONISTA.....Es evidente, que su perfeccionismo le llevo a tener una de las profesiones más bonitas y arriesgadas del mundo sanitario. Pero también, es cierto que ese día en que lo vi llorando, me demostró como el perfeccionismo tiene también su lado oscuro. 

El perfeccionismo viene de nuestra infancia. Cuando hemos crecido en un ambiente donde nos han exigido bastante, o simplemente generamos unas expectativas irrealistas de lo que será una vida perfecta porque no consideramos así la nuestra. 

Ventajas y Desventajas.

Si te consideras una persona perfeccionista, lo primero que tienes que hacer es revisar las ventajas/desventajas de tu perfeccionismo. ¿Cuáles son? En algunos ámbitos el perfeccionismo aporta bastante ventajas, por ejemplo en el laboral. El perfeccionista trata de entregar los trabajos sin errores, está pendiente de todo, con un control casi al 100 x 100. Al perfeccionista sin duda le llegan merecidos reconocimientos y obtiene sus recompensas. Pero el perfeccionista también puede bloquearse si recibe críticas o puede hacer con lentitud su trabajo porque quiere que sea "perfecto" y porque le cuesta delegar en los demás.

En el ámbito de las relaciones con los demás puede ocasionar problemas ya que muchas veces las expectativas que tenemos con los demás pueden no verse correspondidas.

El orden, la excesiva limpieza de nuestro hogar, también nos aportará las ventajas de la organización y hacer más fácil la vida de los que viven con nosotros. Pero, también nos alejará de hacer más actividades de disfrute e incluso nos irritará porque siempre hay alguien que desordena lo ordenado...

¿Dónde está entonces el equilibrio? Tener en cuenta el contexto donde se de el perfeccionismo es fundamental. Un piloto o controlador aéreo si no es perfeccionista se puede llevar por delante miles de vidas, pero un ama de casa no tendrá consecuencias catastróficas si no ha limpiado por ejemplo un día su casa.

Cómo dejar de ser tan perfeccionista: 3 únicos consejos.

  • ¿Qué piensas que te ocurrirá si disminuyes tu perfeccionismo?  ¿ A qué le tienes miedo?
  • Planteate que el "Tengo que hacer las cosas de forma perfecta.." es sólo una regla que tu tienes en tu vida.  Siempre puedes cambiarla porque el perfeccionismo a veces es bueno, pero si no hacemos aquello que nos hemos propuesto tampoco nos llevará a ninguna catastrofe
  • Empieza a cometer errores intencionados. Puedes por ejemplo, apuntarte a alguna actividad nueva y que no se te de bien
¿Te gustó mi artículo? Podrás recibir más consejos y trucos directamente en tu email

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.cambiatuemocion.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.cambiatuemocion.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.

Suscríbete a mi Boletín ¡GRATIS!

Y recibe todos mis posts con los temas que más te interesan.

Contacta conmigo